Todo lo que te dije

con mi camisa lenta.

A todo lo que supe

recorriendo tus labios.

Añade,

mi mediocre fetichista.

El medio cielo

de la pensión más rasa

y las sábanas sucias

a juego con tus manos.

Desplacer es helarse

en el calor de un beso.

Buscar ese sabor

y encontrar sólo el labio.

Un día vendrá el tiempo

que tiene poco de tiempo

y te verá colgado en el armario.

Ya está bien de morirse

corriente como un duro.

Me compraré otro cuento

abriré mi paraguas

y ese invierno hará un pis

sobre tu cara.

Y podré recobrar la camisa

que protege la noche

cuando más frío siento

donde más te creaba.


P. Manrique.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Abriendo boca para el certamen de poesía y relato erótico.
S. Manrique.

pepe montero dijo...

Pudorosa dama de cabellos de fuego, deberá rezar 10 paternoster y 20 avemarías para purgar vuestras alevosías y alcanzar sosiego. Sólo así podráis controlar esos desma
mes carnales que perturban al lector.

Anónimo dijo...

Genial Pilar

Anónimo dijo...

Hola.Podríais decirnos si existe alguna condición sobre extensión del relato, tipo de letra...? ¿Podría ser una carta? Gracias

Mikaela-z dijo...

Hola anónimo.

Podría ser una carta, no más de folio y medio.

el 31 finaliza el plazo.

Gracias.

Anónimo dijo...

Me la-pido con tus versos
para convertirlos en luz