Sobrecogida,
veo caer la lluvia necesaria.
Los sauces, aún vestidos
renuevan esperanzas
sobre la tierra húmeda.
Una sonrisa  viva
asomará y al tiempo
 llenará los espacios
de  aquellas  tardes lentas.

Montse Grao 

3 comentarios:

KENIT dijo...

Buen poema. Un saludo.

Mikaela-z dijo...

Muchas gracias a ti por leer y entrar.

Anónimo dijo...

Suspiros de España