YO GRITO




Yo grito, tú gritas,
ella gritó.

Gritó y gritó hasta quedar exhausta,
no le quedó más  voz en su garganta.
no le quedó arrestos
para seguir luchando
en ese sinvivir que era su vida.

Ya no le quedan días
para contar al mundo
que las rosas aquellas que nunca recibió,
eran de color luto,
un luto disfrazado de miradas azules
y de copas de vino.

Ya no le quedan horas
para alargar sus manos a otras manos;
aquéllas que negó cuando quisieron
curarle las heridas.

No le quedan minutos
para sembrar un sueño de futuro.

No le queda un segundo de respiro.

No le queda el aliento.

No le queda.

                     No.


Montse Grao


1 comentario:

Montse Grao Ruiz dijo...

DIA INTERNACIONAL CONTRA LA VIOLENCIA MACHISTA