martes, 28 de abril de 2009

EL RELOJ

Son las once en el reloj. Mejor, son las once en todos los relojes menos en el mío que da vueltas y más vueltas, sin parar. Rueda hacia la derecha, da un quiebro y se va para detrás. Pega saltos de alegría y botan números con saetas bailando al compás.
Tanto se mueve el tiempo que me hace tropezar, me mareo sobre mi propio mareo y ya no se si estoy aquí o allá.
Es el reloj que da vueltas y yo el niño que no se da cuenta si pasan horas, minutos, o yo que se, pues me encuentro en un bucle temporal. Deslizado por toboganes alzo columpios al cielo y sonrío al sol dorado que salpica miel.
Brota el segundo a la una terminando de crecer de él un trébol con cuatro hojas; mientras, juego al cinquillo con un gato y sus siete vidas. De repente canto las cuarenta y el as de horas se casa con una caja llena de tiempo. Me invitan a la boda, les regalo un ciempiés un poco exagerado pues se ha implantado otros cien.
Entre números, letras y la nota musical componemos un ser temporal.
Una brisa rafagea y me sugiere volver
Son las once en el reloj y me llaman para cenar.

Estrellaesol
--------------

7 comentarios:

norberto dijo...

Lutwidge casi en estado puro, deliciosa mirada al espacio desde el tiempo. ¿también te gusta Alicia?
Norberto(tober-llino)

pepe montero dijo...

Yo, tengo un relato en el que en un taxi, en el asiento de atrás descubro una caja que contiene media hora libre que alguien había olvidado. El otro día lo leí en La Campana y la gente se partía el culo.
Compartimos deseo de tiempo y témporas.

LUIS ROSER RODRIGUEZ dijo...

casi falta Alicia en el apis de las maravillas saliendo de la caja llena de tiempo.
Me gusta lo de esa caja, imagínate si el tiempo se pudiera meter en una caja o en una botella o en un globo...me cabe la duda de cual sería su estado...yo creo que gaseoso.

Un saludo a todos

Flor Moreno dijo...

Llevo una tarde aburrida y miro el reloj de vez en cuando, no se si deseo que pase el tiempo pronto o que tarde...
Me has hecho reflexionar, ¿será bueno?
Un besico de Flor

columna dijo...

El tiempo pasa precipitadamente. Yo también deseo detener ese cinco entre las manos, pero sin darme cuenta soy un reloj de arena.

Mikaela-z dijo...

Un reloj loco, de tiempo y destiempo, está bien es de pasar horas y despasarlas luego, es como si la realidad de pudiera reformatear, para volver a vivirla una y ota vez, sin temrinar de cruzar el espejo.

pepe montero dijo...

Aviso para Flor, de parte de Belén.
"Tengo tu paraguas"