El escupitajo



Nací gracias a una mierda, una ráfaga de viento y unas dosis de azar, y aquí estoy yo, una hierba escuálida que hasta ayer crecía alegre entre las grietas que las piedras dejan en la calle.
Hoy todo ha cambiado, no soy más que una vieja encorvada y centenaria mirando el único horizonte que mi vista alcanza: el suelo. Y todo por un guarro, un maldito gentleman, que amparado por la oscuridad de la noche lanzó un viscoso escupitajo, con tanto atino, que me doblo el espinazo.
Sé que la fuerza de la gravedad no perdona y mi destino está cantado.
Sólo un cierzo furioso me podría arrancar esta losa pegajosa que se mece ufana a mi costa. ¡Maldita masa amorfa! ¡Mírala! Fingiendo prestancia y sólo es un estúpido moco.
Estoy agonizando, lo que diga a partir de este momento estará mediatizado por el ánimo enervado que me embarga.
No me importa, hablando me olvido de la mierda y… ¿Por qué no me iba a permitir el lujo de hablar? Quizá mañana sea demasiado tarde.
Las horas pasan deprisa y mis cuatro hojas verdes humedecidas por el líquido glutinoso se van mustiando.
Ya sin fuerzas miro por última vez al colgajo cuyo único mérito fue acertar en mi lomo.
Así se las campea hoy el ingenio, igual que este jodido escupitajo. Y con mi último pensamiento digo adiós al sol y al viento, los que siempre me acompañaron.
M.Ziur

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Bueno, muy bueno.
Veo que vais mejorando

Anónimo dijo...

Rosa, deberías escribir mucho más. Cuando quieres, eres genial. Y además tienes un estilo propio. Qué más puede pedir un escritor!
Un beso.

Manolo

columna dijo...

Milenarias serán tus palabras, no hay piratas que las maten aunque las pasen a cuchillo por la borda.
Junco eres, querida, junco que presta su reverdeo a corazones nacidos junto al tuyo.

josé ramón dijo...

decripción dura,
descriptiva y genial.
el desarrolo maravilloso
y la sensación final,
me sabe a poco.

escribe mas, mas, mas....

ferroviario pinelli dijo...

Un cierzo furioso, que le quitara esa maldita masa amorfa;

¿Dejaría intactas sus raíces?
¿Su mierda?
¿Su vida?

Le da igual,
Solo quiere librarse,
De esa losa pegajosa,
Que no la deja despegar de suelo.

Simplemente: un relato genial.

LUIS ROSER RODRIGUEZ dijo...

Rosa es una mujer guapa e inteligente, fuerte, por dentro y por fuera.
Una mujer que irradia identidad y autoafirmación, esto son cosas importantes y a veces decisivas y lo siguen siendo aunque muchas veces la persona en concreto no acabe siempre de darse cuenta de ello.
Cuando escribe lo hace desde las tripas, lanzando frases y adjetivos que te se pegan.
Su narrativa rezuma reflexión y mucho de poder ante la pluma....

Sabes que soy un admirador tuyo...

LUIS ROSER RODRIGUEZ dijo...

Se me olvidaba, la iulstración es muy bonita.
Creo que esta muy acertada.

Saludos a todos

Montse Grao dijo...

Genial!

Rosa eres única, además he leido el texto con tu voz en mi imaginación y es perfecto, perfecto.

Tú no eres amorfa, está clarísimo.

Un besazo.

pepe montero dijo...

Me llena de orgullo y satisfacción felicitarte en estas entrañables fiestas...(?). Me suena que ésto lo ha dicho alguien antes que yo. No sé... Bueno, es igual, a lo que iba; que me llena de orgullo y satisfacción que seas miembra de misma casa de la que yo soy miembro, nos une una mierda, el viento y el azar y he de decir que esta oración: - "Nací gracias a una mierda, una ráfaga de viento y unas dosis de azar, y aquí estoy yo, una hierba escuálida que hasta ayer crecía alegre entre las grietas que las piedras dejan en la calle"- merece figurar en los anales, (que no genitales) de la historia de la literatura. El resto va decayendo un poco pero estos párrafos son memorables.

Rosa Ruiz dijo...

Que ingenio más sutil tienes querido Pepe.
Gracias tus palabras tan "reales" como oficiales.
¡Ah! Si es que no salgo del pareado.
Bss.

Anónimo dijo...

insuperable.
Como el coñág.