jueves, 10 de febrero de 2011

Filocteles urbano


La puerta cerrada con doble llave.

El primer detergente que limpia la conciencia.

Ya era hora, tantos años tropezando en la piedra del egoísmo.

Las mujeres decidieron no tener hijos.

Las putas, tapiaron su coño de vergüenza. Y se volvieron

indecentes.

Por toda la ciudad se oyen los lamentos de Filocteles.

Hedor y rastro purulento, niños deformes jugando a la comba.

En un extremo la vida, en otro ya saben...

Cientos de palomas-bomba, se estampan contra las fachadas.

El estado llama a Filocteles, pero Filocteles duerme el dolor.

El estado tiembla, sólo es hábil con los hombres.
Paco Peco.

4 comentarios:

}(((º) dijo...

Saludos Paco---}(((º)

pepe montero dijo...

Buen referente mitológico. Todos somos Filocteles. La marca, quiero la marca del detergente ese. Sería fascinante tener una conciencia como los chorros.

Anónimo dijo...

Paco siempre me sorprendes. En este caso tu irreverencia se ajusta a la realidad como un guante.
Querido no cambies. Rosa.

Anónimo dijo...

Yo también pido a gritos una polla perfecta, la polla de Errol Flynn embalsamada que me saque del tedio cotidiano, pero chico, la cosa se complica, Errol se marchó sin testar, es una pena y desde entonces los polvos, sólo son sucedáneos.Sevena