lunes, 15 de agosto de 2011

TRAS EL CRISTAL



Tras el cristal
veo nacer la tarde;
con ella,
el único sentido de la vida.
Aún está verde el parque,
un insolente verde
negándose a anunciar
el otoño reciente.
Hay árboles de ocres tempraneros
sin embargo,
el sauce está completo,
esperando el deshaogo de la noche.
El sol, caliente todavía,
ilumina el metal de los columpios,
todo brilla esta tarde:
los abuelos sentados,
los padres vigilando
el juego de los niños,
la bici,
la pelota,
las risas y los gritos.
Las risas son los niños,
niños,
          niños,
                     los niños,

                      
                   Montse Grao

(fotografía extraída del blog Alta Mar)
       

No hay comentarios: