Solamente la noche
vigila nuestros ojos
en el balcón del mar.
El agua nos saluda,
meciendo entre sus olas
estrellas de neón.
Tres barcos iluminan
la línea que separa
tus sueños de los míos.
“Toca ferro” me dices.
Toco ferro…
Te miro…
Y un deseo se pierde
entre la espuma.

Montse Grao.

9 comentarios:

columna dijo...

La línea que separa los sueños viaja con nosotros eternamente, a veces queremos que desaparezca, a veces no, a veces nos estampa en la cara una ola de realidad para recordarnos la espuma de la que no debíamos haber salido nunca.

Montse Grao dijo...

Tiene más poesía tu comentario, que mi poema.


n besico guapa

Anónimo dijo...

Es un buen comentario, yo diría Montse que son dos poemas. El tuyo me gusta.El de Sa-Colum. También.
Besicos. Pilar.

Anónimo dijo...

A veces las líneas que nos separan son las que más nos duelen y al mismo tiempo las que más nos dignifican.
Me "ha encantao".
Bss. Rosa.

ferroviario pinelli dijo...

Más aún;
No se inventaron los faros para los días de bonanza,
sino para los de tormenta y,
es en estos,
cuando tienen que brillar mas y mas alto,
aunque en el fondo no seamos faros,
solamente fareros.
Saludos

Anónimo dijo...

Los mares siempre traen tormentas y también suaves olas hasta las playas. Enhorabuena a la autora.

columna dijo...

Muy bueno también el vídeo de Víctor con las sombras y los violadores sonando.
Bien por los dos.

LUIS ROSER RODRIGUEZ dijo...

Esta casa tiene mucho arte, me gusta como os moveis entre las sombras....

Lo de Rosa es buenísimo....

Venancio Rodríguez Sanz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.